phoenix, dark, fantasy

¿Vale la pena morir por ese hábito?

Siento que me estoy torturando.

Miro mi café negro y pienso: ¿Realmente necesito esto sin azúcar?

En ese momento, mi padre aparece en mi cabeza con su inyección diaria de insulina y la respuesta se vuelve obvia. La razón para decidir no consumir más azúcar en mis bebidas es una, quiero estar ahí para disfrutar viendo crecer a mis hijos y tener una vida plena sin tener que limitarme porque no presté atención a mi salud. Una vez escuché una frase que todavía resuena en mi cabeza. Si no te tomas el tiempo para cuidar tu salud ahora, tendrás que encontrar tiempo para ir al médico más tarde. Es así de simple.

En un estudio realizado por la Universidad de Londres en 2009 sobre reprogramación conductual, tras analizar el comportamiento de un grupo de personas, llegaron a una conclusión fantástica: tardamos 66 días en establecer un nuevo hábito en nuestras rutinas. Sé que suena un poco abrumador porque es bastante tiempo y queremos comenzar a ver resultados antes, pero para que esos resultados sean permanentes y tengan un impacto real en tu vida debes pasar por tres etapas. Digamos que hay tres procesos que tardan 22 días en completarse cada uno.

El primero es la destrucción, el segundo es la confusión y el último es la automatización. Todo lo que vale la pena en esta vida es difícil, si fuera fácil no valdría la pena intentarlo. Es como remodelar una casa, primero debes derribar lo viejo para poder reconstruir y hacer lo nuevo que deseas.

“El ascenso a la versión más grande de nosotros mismos se compone de una serie de pequeñas muertes”

Filosofia tibetana

¿Quién no ha sentido que es la muerte cuando empezamos a intentar despertarnos y acostarnos al mismo tiempo? Eso es lo que debe suceder, es la muerte de tus viejas limitaciones y es necesario para que puedas implementar ese nuevo comportamiento. En ese momento, nuestro cuerpo libera cortisol, que es la hormona del miedo. Es en ese momento donde tenemos que buscar dentro de nosotros mismos y encontrar ese propósito trascendente por el cual queremos implementar ese hábito y motivarnos. Tenemos que ser conscientes de esta razón, una mayor conciencia nos dará una mejor perspectiva de nuestras opciones y esto nos permitirá elegir nuevos y mejores resultados. No crees que valga la pena pasar esos primeros 22 días, es posible que deba reconsiderar si ese hábito es lo suficientemente importante para ti.

“…debe haber caos en uno mismo para poder dar a luz a una estrella danzante.”

Friedrich Nietzche

Ahora que has pasado por esos primeros 22 días, llega el caos. Tienes que sentir que es desordenado, si sientes que es natural y lo haces sin ningún esfuerzo debes empujar un poco más tus límites. Ese nuevo patrón cerebral que está tratando de establecer va a tener conflictos con tu patrón actual y eso es normal. La diferencia es que ahora lo sabes.

Finalmente, tenemos la etapa de integración y automatización. Ese hábito comenzará a ser tu nueva “normal”. Tu cerebro está creando proteínas y tejido graso alrededor de ese nuevo camino neuronal que has instalado en tu cerebro. Las neuronas que se han creado alrededor de ese patrón cerebral se están reorganizando y creando un vínculo.

Solemos pensar que depende de nuestra fuerza de voluntad y eso es un error. Establecer un nuevo hábito es un proceso consciente, no tiene nada que ver con el azar o la suerte. Tienes la capacidad, el talento, la integridad, la determinación, la inteligencia y sobre todo la conciencia para instalar ese nuevo hábito, todo lo que tienes que hacer es intentarlo lo suficiente. Los estudios han demostrado que la fuerza de voluntad se agota, por lo que es más fácil cuando hacemos las cosas que más nos cuestan al comienzo del día. Debemos convertir este proceso en un proceso consciente. Debemos avanzar durante esos 66 días para cambiar ese hábito negativo por uno positivo, ese que nos ayudará a convertirnos en esa persona exitosa y feliz que queremos ser. El secreto de las personas exitosas es que han pasado por este proceso tantas veces que no hacerlo se siente mal. Al final de esos 66 días, habrás ganado dos cosas fabulosas que cambiarán tu mundo, habrás demostrado que eres capaz de hacerlo y que puedes repetirlo y tendrás un hermoso hábito nuevo en tu vida. ¿Sabías que los cohetes que viajan al espacio usan más combustible para despegar que para dar la vuelta a la Tierra? Esto se debe a que necesitan vencer la fuerza de la gravedad. En esos 66 días debes superar TU fuerza de gravedad, la que te mantiene pegado a una vida que no te hace del todo feliz, luego de eso ya estás en órbita. ¡No hay nada que te detenga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descarga GRATIS 

nuestro e-Book

GRATIS

Una guía paso a paso para crear múltiples fuentes de ingresos y tu propio negocio digital con el conocimiento que tienes.